El Ayuntamiento adjudica la redacción del proyecto de rehabilitación

por 8.000 euros cuatro meses después de cerrarse al tránsito.

 

El Ayuntamiento de El Astillero ha procedido a la adjudicación de la redacción del proyecto de rehabilitación del puente de hierro sobre la ría de Solía, un nexo de unión con el municipio aledaño de Villaescusa, que fue cerrado al tránsito peatonal y de bicicletas el pasado mes de diciembre, después de que los técnicos del Gobierno de Cantabria detectaran una serie de deficiencias en la estructura que ponían en riesgo el paso de peatones y ciclistas.

Ahora, el Consistorio astillerense anuncia el inicio del procedimiento para la redacción del proyecto por el que se creará una nueva plataforma, que respete el diseño original de la anterior, por un importe de un total de 7.967,85 euros.

Según apuntó el Ayuntamiento astillerense en un comunicado, esta adjudicación responde a la «urgente situación» detectada tras el requerimiento de la dirección general de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, el pasado mes de diciembre, de cerrar el paso por dicha estructura. Una decisión que adoptaron en vista del «precario estado de conservación que presentaba», según apuntaron.

A consecuencia, la Junta de Gobierno Local de El Astillero acordó solicitar tres ofertas a empresas de ingeniería para la redacción del proyecto de rehabilitación con las premisas de rehabilitar la estructura general y de mantener el aspecto original del puente. Por otro lado, también se apostó por solicitar la creación de una nueva plataforma y tablero que garanticen –a tenor de la legislación que le resulta de aplicación– la estabilidad y seguridad para su actual uso.

 

Requerimentos técnicos

Además, y según lo que adoptó dicha Junta de Gobierno Local, el proyecto deberá cumplir con todas las especificaciones técnicas y la normativa legal que resulte de aplicación en la materia. Igualmente se acordó trasladar este acuerdo al Ayuntamiento de Villaescusa para que hagan efectivo el 50% de la redacción del Proyecto, dirección de obra y estudio de Seguridad y Salud.

Como se recordará, el pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento de Villaescusa anunció el cierre del puente de hierro sobre la ría de Solía, del antiguo ferrocarril entre Astillero y Ontaneda y en la parte que corresponde a este municipio, debido a las deficiencias detectadas en la estructura metálica de esta infraestructura. Un anuncio que hizo público en nota de prensa, en la que indicó que se trataba de un cierre provisional atendiendo a la recomendación que, en este sentido, realizó la dirección general de Ordenación del Territorio del Gobierno de Cantabria tanto al Ayuntamiento de Villaescusa como al de El Astillero.

De esta manera, el puente quedó cerrado al tránsito –mediante un precinto de seguridad y una señal amarilla–, pese a que fueran muchos los que hicieron caso omiso de la recomendación, atravesando el puente, bien fuera andando, o haciendo uso de la bicicleta.

El Ayuntamiento de El Astillero también decretaba el cierre en la parte que pertenece al municipio, precisamente por el estado de deterioro de la estructura y ante un posible riesgo de colapso, según apostilló en su momento. De hecho, conforme a la decisión de los técnicos, tanto Ayuntamiento como Gobierno regional decidieron estudiar de qué manera proceder a una rehabilitación «urgente» de la estructura. Así lo indicó el alcalde de El Astillero, Francisco Ortiz, que recordó se trata de una estructura que data del año 1905.

Ahora, una vez iniciados los trámites, el regidor espera contar con la confinanciación del Ayuntamiento de Villaescusa.

 

Fuentes:

Europapress

El Diario Montañés